Cefalea de origen cervical

ESOS MOLESTOS DOLORES DE CABEZA

La cefalea es una condición común dentro de la población en algún momento de su vida. Entre las cefaleas que no corresponden a migrañas se encuentran la cefalea cervicogénica y la cefalea de origen tensional, las cuales de acuerdo a un estudio poblacional utilizando los criterios de la Internacional Head Society (IHS) mostró que un 17,8% de los sujetos con cefalea frecuentes (mayor o igual a 5 días al mes) cumplían con los criterios de cefalea cervicogénica, mientras que entre los pacientes con cefalea tensional un 20-30% sufría de cefaleas más de una vez al mes y un 3% presentaba una cefalea tensional crónica, mayor o igual a 180 días por año.

 

 

Los criterios diagnosticos para las cefaleas cervicogénicas de acuerdo a la IHS son:

 

1. Dolor localizado en el cuello y el occipital, que se puede extender a otras áreas de la cabeza como la frente, región orbital, temporales, vertex , oídos y es usualmente unilateral.

 

2. El dolor se reproduce o se agrava con los movimientos de cuello o con posiciones sostenidas

 

3. Al menos una de las siguientes
- Disminución o resistencia a los movimientos pasivos del cuello
- Cambios en el trofismo muscular, textura, tono o respuesta a la elongación y contracción
- Tensión (tenderness) anormal en la musculatura de cuello

 

4. Radiologicamente se encuentra (al menos uno):
- Movimientos anormales en Flexión y Extensión
- Postura Alterada
- Fracturas, anormalidades congénitas, tumores óseos, AR, u otra patología (excepto espondilosis u osteocondrosis)

 

Al realizar una búsqueda de actualización de los tratamientos de kinesiología utilizados para las cefaleas cervicogénicas y la cefalea de origen tensional, encontramos que la mayoría de los pacientes con cefalea ha tenido tratamientos farmacológicos, cuyos efectos no eran en todos los casos similares por lo que no todos los pacientes eran susceptibles de ser tratados con medicación, y además el uso de medicamentos no está exento de efectos secundarios.

 

Por lo anterior en el último tiempo se han buscado tratamientos no farmacológicos, siendo los más frecuentes las intervenciones cognitivo-conductuales, las terapias de relajación, el entrenamiento con biofeedback y los tratamientos de kinesiología. Dentro de las modalidades de kinesiterapia se utiliza la fisioterapia, la terapia manual ortopédica, la liberación miofascial y ejercicios terapéuticos.

 

Es así que el tratamiento kinésico se enfoca en prevenir la aparición de nuevos episodios de cefaleas, siendo además una opción para los pacientes que no pueden utilizar medicamentos por alguna causa (embarazo, gastritis, insuficiencia hepática, otros.)

Posted by Alejandro Fernández de la Reguera 21.02.