El Bruxismo

EL RECHINAMIENTO DE LOS DIENTES

La palabra bruxismo viene de la palabra griega "brychein" que significa apretamiento dentario.

El bruxismo ha sido definido por la Academia Americana del Dolor Orofacial como una actividad parafuncional nocturna o diurna que incluye el apretamiento, frotamiento o rechinamiento de los dientes. La repercusión clínica del bruxismo va a depender de la intensidad de los episodios, el número de episodios y el grado de tolerancia individual.

Todas las formas de bruxismo incluyen contactos vigorosos entre las superficies masticatorias de los dientes superiores e inferiores. En el rechinamiento, estos contactos incluyen movimientos del maxilar inferior y la creación de sonidos no placenteros.

Dentro de los factores que pueden influir en el bruxismo se encuentran:

- El Stress y la ansiedad.
- Influencias del entorno que provoquen reacciones de apretamiento mandibular.
- Interferencias oclusales
- Medicamentos
- Trabajo por turnos

Los cuadros de bruxismo pueden originar molestias muy diversas, siendo las más frecuentes dolor referido en la mandíbula, el cuello o la espalda, limitación en el movimiento de la boca, chasquidos al abrir o cerrar la boca, con o sin dolor articular.

Si usted presenta alguno de estos síntomas es probable que esté manifestando una disfunción cráneo mandibular.

Lo importante es analizar y cuantificar en que grado se han visto afectados los diferentes componentes de la oclusión, tales como los músculos, los dientes y las articulaciones temporomandibulares.

El objetivo del tratamiento es restablecer el equilibrio entre los músculos, dientes y articulación témporomandibular, mediante diferentes técnicas entre las cuales está el uso de la masoterapia, movilización articular, ejercicios terapéuticos y otros.

Posted by Alejandro Fernández de la Reguera 21.02.